Puente Jingu

Hasta 1995, parte de Omotesando Dori se cierra al tráfico los domingos. Esto se conocía como «Hokousha Tengoku» o «Hokoten», que significa «paraíso para los peatones», era una oportunidad para deambular libremente por las calles sin preocuparnos por el tráfico. Durante este Hokoten el área estaba llena de artistas, cosplayers, bousouzoku, bandas callejeras, rockabillies, patinadores, lolitas y decenas de tendencias de música. Desafortunadamente, después del fin del Hokoten de Harajuku, muchas de las bandas y bailarines desaparecieron.

Pero los aficionados al cosplay y a las tendencias más radicales de moda permanecieron en Jingu Bashi, aunque, desgraciadamente, la actividad se ha calmado enormemente en los últimos años, y ahora el domingo es el único día en el que probablemente (y con cierta suerte) los veremos en el puente. La última vez que visité el puente, vi más turistas que buscaban lolitas de Harajuku que a las propias chicas.

Aún así, es un gran lugar para observar a la gente, ya que literalmente no tienes idea de qué puedes encontrarte. Si tiene suerte, es posible que pueda coincidir con Rockabillies, alguna lolita esperando a alguna amiga, y por supuesto, tribus de tendencia. Los «habitantes» del puente generalmente son amigables y si pides cortésmente tomar una foto, probablemente no se negarán. Estos jóvenes están bastante acostumbrados a que los fotografíen, incluso si no entienden inglés, entenderán tu cámara.

Jingu Bashi no tiene muchos lugares para sentarse, no hay bancos ni refugio, pero no necesitas quedarte mucho tiempo para palpar el ambiente y hacer unas fotos.

Por Rafa Orozco

Profesor de vocación, católico de convicción, gamer por afición y japanófilo de corazón. Japón y los videojuegos ocupan el poco tiempo libre que mi familia y mis alumnos me dejan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *