Estatua de Hachiko

La estatua más famosa de Tokyo es, de hecho, un pequeño perro de bronce. La historia cuenta que Hachiko, un perro Akita, solía esperar en la estación de Shibuya a la misma hora y en el mismo lugar todas las noches para que su amo regresara a casa. Un día, el maestro, un profesor universitario, no se presentó, había muerto repentinamente en el trabajo. A pesar del fallecimiento de su dueño, Hachiko siguió esperando fielmente a su dueño a la misma hora todos los días hasta su propia muerte en 1935. La estatua de bronce se encuentra en el lugar que solía esperar y ahora es el punto de encuentro más famoso en Shibuya. 

La estatua se fundió y se convirtió en piezas de tren para la guerra solo un día antes de que los japoneses se rindieran. La estatua que ves hoy fue fundida en 1948

Por Angela Cano

Profesora, devoradora de libros, dog lover, deseando viajar siempre que pueda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *