Miraikan

CIUDAD: Tokyo

HORARIO:  10:00 – 17:00

Precios: 600Y (200Y los niños)

 – – ENLACE A WEB – –

Para todo aquel que le guste la robótica o cualquier cosa relacionada con la Tierra, le encantará la visita al museo nacional de Ciencias emergentes o Miraikan. Como todo museo, tiene sus exposiciones permanentes y sus exposiciones temporales. De las permanentes, es decir, que vayamos cuando vayamos, siempre estarán, tenemos la zona Terrestre, o Tsunagari como la llaman en japonés, en la que podemos tener información sobre el globo terráqueo de forma interactiva. Lo que más sorprende es encontrarse con una bola del mundo enorme, como colgada del techo, y que está formada por paneles con leds que pueden variar su aspecto para mostrarnos diversos mapas de colores sobre la tierra. Se llama GeoCosmos. Y podemos verla desde la planta baja, la 3ª y la 5ª planta.

Normalmente la veréis como si fuera la Tierra normal pero con la particularidad de que las nubes que ves representada en la GeoCosmos son las mismas que existen ese mismo día, ya que recoge las fotos que diariamente realizan los diversos satélites meteorológicos que sobrevuelan nuestra atmósfera. Y esa es solo una opción de visualización pero es que hay hasta 35 diferentes ya que se utiliza como panel de información variada sobre el planeta. No os voy a contar todas y cada una de las visualizaciones porque os cansaría pero, según el momento que lleguemos, ya que está programado de una manera, podemos ver desde cómo se ve la Tierra desde el espacio hasta cómo se vería de noche con todas las luces artificiales que le ponemos pasando por un mapa de todas las carreteras, la diferente radiación solar según las estaciones, un mapa de los bosques, la temperatura de cada zona o por ejemplo, los terremotos que han ocurrido en el mundo y cosas así.

Y todo siempre bien actualizado al momento. También se proyectan algunos vídeos en la gran esfera de leds donde se pueden ver las diferentes esperanzas de vida de la gente, las distintas migraciones del ser humano a través de los siglos o incluso ver en movimiento cómo se formaron los continentes tal y como los conocemos. El mejor lugar para ver algo así es en la planta baja, justo debajo de la bola ya que colocaron para tal efecto una especie de tumbonas para estar cómodo a la hora de ponerse a mirar hacia arriba.

En otra sección de Tsunagari, recordad, la zona terrestre como la llamamos aquí, podéis interactuar con unos paneles táctiles y tener la misma información que aparece en el globo terráqueo pero en cualquier momento. Esta sección se llama GeoScope.

Otra exposición permanente que podemos encontrar en el Miraikan se llama Crea tu futuro y está en la 3ª planta. Creo que es la más divertida, en mi opinión, porque te permite interactuar con muchas cosas.

Por ejemplo, una sección de la exposición se llama Modelo práctico de Internet (bueno, está en inglés pero así lo entendemos mejor todos). Como os diría… Es como una máquina gigante de bolas (ayudadme con el nombre que ahora no recuerdo cómo se llaman estas máquinas por las que una bola va moviéndose, no se si sabéis qué quiero decir) pero haciendo como si fuera Internet. Es decir, tu eliges a qué terminal quieres enviar un mensaje en código binario, 0 y 1, representados por bolas blancas y negras, desde otra terminal, lo mandas, y al momento, aquello se pone en marcha, se mueven unas bolas durante un largo recorrido hasta que llegan a la otra terminal, se van colocando de una manera que al final, aparece el mensaje binario que habías creado en la primera terminal.

Otra sección llamada, en español, Canciones de Anagura trata sobre la ciencia de la información espacial. Y os preguntaréis qué es eso? Pues yo también y he tenido que indagar bien para poderlo expresar de forma clara (y aún así, seguro que os confundo más). Es la ciencia que mide el comportamiento de la gente y los objetos en el espacio real en el que vivimos, haciendo cálculos y entendiendo los resultados de los cuales poder ayudar en las vidas humanas. Se trata de crear un mundo como el nuestro pero virtual con el que probar cosas para ver qué ocurre y poder anticiparnos y estar preparados para lo que pueda venir en el mundo real. Todo está montado como si fuera un cuento animado de fantasía para hacerlo más bonito hacia los niños. En cuanto entras en la sección, bajo tus pies aparece como un colorido círculo virtual que se pega a ti y no se separa en ningún momento. Con ello, yendo a una terminal que hay por allí, puedes saber y ver todos los pasos que has dado por el interior de la sección. Esa es solo una de las 5 máquinas que te permiten hacer cosillas chulas. En otra tendrás que pegar un grito o hablar hasta que te diga la máquina para con ello, hacer cálculos biométricos sobre tu cuerpo. En otra, te enseñan cómo proteger tu información personal para controlar tu intimidad. Y bueno, al final, cuando sales, tienes una máquina en la que puedes votar por cual de las 5 máquinas propuestas, te interesaría que llegara a existir en la realidad.

Siguiendo con la 3ª planta, otra sección muy chula es la de los robots. Aquí podemos encontrar desde el bastante conocido Asimo recientemente jubilado , cada vez con más mejoras hasta el robot con forma de foca pasando por robots que interactúan entre ellos o robots con reflejos tan rápidos como para coger una bola en el aire, etc. Imprescindible visitarla para soñar con el futuro.

Otra sección interesante se llama Estilo de Vida 2050. Y es una sección en la que podemos saber cómo podría ser la vida en esa época, en la década de 2050, sabiendo que somos muchos ya en el planeta y los recursos son limitados. Allí nos explican qué podemos hacer para poder convivir con eso y seguir vivos.

Ahora, pasemos a la última planta del museo, la 5ª planta. En ésta, exploraremos las fronteras, tanto exteriores como interiores. Tenemos diferentes zonas dedicadas al universo, el sistema solar, la Tierra, el ser humano, la vida, medicinas, etc. Y bueno, ya os podéis imaginar lo que podemos encontrar en cada zona. Tenemos muchas exposiciones que explican cosas del universo, cómo funciona un telescopio de esos enormes para contemplar el espacio, como es un acelerador de partículas o la Estación Espacial Internacional. También hay un minisubmarino para explicar esas otras fronteras, las del océano profundo. Además podemos conocer cómo funciona nuestro cerebro o los genomas. Todo muy científico pero ameno a la vez.

Visitar este museo puede, mejor dicho, seguro que os llevará mucho tiempo a poco que os interese la ciencia, por lo que hay que tener en cuenta que podemos llegar a pasar mucho tiempo. También os puede interesar solo alguna zona en especial pero aún así, acabaréis pasando más tiempo del que planeasteis.

 

 

Por Rafa Orozco

Profesor de vocación, católico de convicción, gamer por afición y japanófilo de corazón. Japón y los videojuegos ocupan el poco tiempo libre que mi familia y mis alumnos me dejan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *